RESTAURANTE YAYO DAPORTA EN CAMBADOS

|

blog turismodepontevedra.blogspot.com

Estas fotos de Sole Felloza acabaron de convencerme de que tenía que probar de una vez, lo que cocinaba Yayo Daporta (por cierto, con formación en "Pepe Solla", que es como la Masía de la cocina creativa en Galicia). Fue a finales del año pasado. De noche y empapado de un chaparrón lleno de salitre, la cena al resguardo del calorcillo de la pequeña sala del restaurante fue una agradable experiencia, tranquila y amortiguada por la geografía de un vino, del que era imposible beber, sin acordarse de este emocionante artículo del viticólogo.

El restaurante Yayo Daporta está en un viejo caserón de piedra, antiguo hospital real del siglo XVI. No es difícil encontrarlo e incluso es recomendable buscarlo callejeando por el Cambados empedrado.

Este año, el próximo 26 de mayo, el Yayo Daporta cumple su quinto aniversario, y para celebrarlo está ofreciendo un menú en el que repasa su mejor recetario (la forma ideal de conocerlo). Puede verse la carta en la bastante completa web del restaurante. www.yayodaporta.com

El menú que probé yo y que se puede ver abajo con fotos de los platos, fue de excelente calidad y a un precio como pocos estrella michelín (Yayo tiene una en la solapa).

Consistió en lo siguiente. Un cocktail de Albariño como aperitivo con un delicioso contraste de temperaturas, en el que hay que romper una espuma caliente para sumergirse en la refrescante bebida. Me gustó más el segundo aperitivo: El huevo frito de codorniz sobre una nube de patata, y cargado del sabor de un chorizo. Bocado ligeramente untuoso y aromatizado. Sensacional para mezclarlo con el rico pan que se puso en la mesa.

Sabor-Recuerdo: Un caldo con su cocido fue lo siguiente, una presentación impecable y original, en la que un rollo de verdura recogía la carne recordando a los maki de sushi. Cocina tradicional con una presentación novedosa. Sabor fuerte al caldo mantecoso y recuerdos de cuando lo tomaba en tazas con pocos años.

A continuación unos mejillones en tempura sobre un crujiente de arroz, y espuma de su cocción, consiguiendo con un producto sencillo otro bocado delicioso. En estos malabarismos que sorprenden con productos "demasiado conocidos" es donde se puede apreciar el buen arte de este restaurante.

Lo mejor del menú para mí, esta vez incluso superior que el postre (y eso que soy de los "ghaldrumeiros"): La coca de máiz con xoubas, sobre una base de cebolla, tomate y pimientos confitados. Una receta mediterranea sobre un pan que recordaba al de la empanada de máiz, y que me alegró la noche por su paladar crujiente y dulce, con unas xoubas ligeras, colores para foto y un refrescante toque de aceite de albahaca que me dejó su saborcillo para el resto de la noche.

El plato de pescado fue la merluza al vapor de albariño, con gelatina de moluscos, berberechos y wakame. Alta calidad y mucha frescura en un producto acompañado de berberechos excepcionales. Y no podía ser de otra manera perteneciendo el cocinero a una familia de tradición en el cultivo de marisco.

La carne fue una carrillera de buey estofada, con vino espadeiro dando un toque de color rojo intenso, acompañada de tallarines de pasta fresca (hecha en la casa), y de nuevo con el aromatizante aceite de albahaca. Un plato suave al principio, y contundente con una grasa jugosa ralentizando el paladar.

El remate: un postre de infusión dulce de frutos rojos, sobre el que flotaba un iceberg de queso ennatado.

Espectacular noche. Recomendable visita. Con el café el cocinero charla con los comensales y salen a relucir sus interesantes show cooking con Botana de Pandemonium, unas iniciativas en colaboración con la vinoteca Ribeira de Fefiñáns de Jose Luis Aragunde, que suponen un punto académico y de diversión para los buenos comedores y cocinillas de la zona.

El precio del año pasado: 45 iva incluido. A parte: Agua, vino y el café.



http://www.youtube.com/user/TurismodePontevedra#p/a/u/0/uujA44J3zto

2 Deja tu comentario pinchando aquí:

viticólogo dijo...

graciñas dedo en la sopa

unha forte aperta

Antonio

Dedo en la Sopa dijo...

Saúdos Antonio. Todo ben? seguro que sí.