PLATILLOS VOLANTES: TAL CUAL

|

Una excelente idea: Uno llega a un restaurante y se encuentra algo como esto...


http://www.youtube.com/watch?v=pfbA-IChLYY

Todos los sentidos participan de esta presentación culinaria. Una tapa voladora que se mueve como en una película de ciencia ficción por encima de la barra. Este truco de magia aplicado a la cocina es un gran espectáculo. Pero por encima de todo, es un proceso creativo de primera.

¿Qué hace falta para llegar hasta una nueva idea como esta?. Supongo que hay una gran cantidad de misterio en el camino que lleva hasta el "momento eureka". Pero descifrando la noticia adivinamos algunos componentes.

1) Entorno de trabajo que promueve la creatividad. La idea se le pasa por la cabeza al chef Diego Schattenhofer, del Villa Cortés de Tenerife, un establecimiento hotelero que posee una cocina específica para experimentación.

2) Mente abierta para aprovechar y sacar partido de otros ámbitos. Al chef se le enciende la bombilla después de ver un programa en TV sobre levitación.

y 3) Mezcla de personas de culturas y bagajes diferentes. Diego Schattenhofer pone a volar la imaginación, y dos clientes amigos: el ingeniero Bertrand Lefort y el astrofísico Herve Bouy le ponen ruedas al invento para que aterrice con un avanzado sistema de campos magnéticos, que sostiene el imán que sirve a su vez de soporte a las creaciones culinarias.


http://www.youtube.com/watch?v=KM3Y6bMii7k

Enhorabuena a los inventores y al hotel Villa Cortés en el que se permite trabajar con tanta libertad creativa. Ver más en astrochefs.com

2 Deja tu comentario pinchando aquí:

Carlos Fariña dijo...

Curioso invento,ainda que gastronómicamente teña pouco que aportar. Ademais supoño que para poder degustalos platos teremos que facelos "aterrizar". Saúdos.

Dedo en la Sopa dijo...

Hola Carlos. Qué ben que andes por aquí. O invento como ti dices parece máis curioso que práctico. pero non me digas que se tes un restaurante non é un motivo máis para dar que falar. Nos vídeos vese que collen o platiño de enrriba do imán. Non semella que teña que aterrizar o ovni. Os inventores prometen sorpresas, falan de incorporar o imán dentro da louza. Logo non descarto que no futuro teñan un mecanismo que che leve o plato volando ata a mesa. Como din eles, "primeiro hai que poñer a imaxinación a volar e logo xa veremos".

Un saúdo.