COMERSE LA CUCHARA

|

Julien Madérou, diseñador de alimentos, del que ya hemos hablado en esta entrada sobre la conceptualización de los corte del pan, se la juega en una competición de utensilios comestibles con Natalie (sus vasos de calabacín tampoco pintan nada mal), y se saca de la manga unos ingeniosas palas para remover la ensalada. No sé si yo me paparía los cucharones y tendría que remover la lechuga con las manos!. Lo mejor de este invento es que el autor deja la plantilla para hacer estos cucharones comestibles a disposición de quién quiera intentarlo. Descargar desde aquí.





2 Deja tu comentario pinchando aquí:

hojitafria dijo...

Me gusta lo de las cucharas comestibles, es curioso.

Las tazas de calabacines, le quedaron preciosas pero, al ser un alimento que se pone mucho relleno no me parece tan original.

Espero que ganen las cucharas.

Dedo en la Sopa dijo...

Mmmmm.... pues creo que ganaron los calabacines. Desde luego sería un puntazo que un restaurante se molestase en tener un detalle de este tipo en sus ensaladas.

Un abrazo.