HORAS EXTRAS Y ESTRÉS EN HOSTELERÍA

|

El estrés es uno de los principales riesgos laborales de los trabajadores de hostelería. La importancia que se le da es cero, siendo sin embargo uno de los factores que da más explicaciones sobre los problemas que tiene el sector.

El hecho de que la mayoría de los accidentes de trabajo sean leves (pequeños cortes y quemaduras, torceduras...), y la gestión organizativa tradicional de las empresas de hostelería (en su mayoría pymes familiares), ocasiona que se infravalore la prevención, y que no se asuma un concepto de la salud laboral que trasciende más allá de los riesgos físicos.

Sin embargo, cuando observamos con atención, lo que se ve en la hostelería gallega es un modelo de trabajo en continuo desgaste provocado por el estrés, tapado por una silenciosa apariencia de normalidad, que evita que se busquen soluciones ni siquiera a largo plazo.

Es curioso como a pesar de ser las horas extras en hostelería el estresor más frecuente señalado por sus trabajadores, no es el que más estrés provoca o el que más influye negativamente. Este dato lo repesco de un riguroso estudio de la "Unidade de Psicoloxía do Consumidor e Usuario" de la Universidad de Compostela, y que no tengo ningún inconveniente en pasar al que me lo pida.

Los trabajadores que experimentan mayores niveles de estrés, los que más se sienten desbordados, son las que tienen una mayor sensación de pérdida de apoyo, sensación que engloba estresores relacionados con el ambiente laboral (compañeros de trabajo desmotivados) y el papel de liderazgo de los supervisores (inadecuado y errático).

Esto se debe, y es mi opinión, a que las horas extras se han asumido como un mal enquistado, estructural y de difícil solución en hostelería, y muchos currantes están dispuestos a asumirlas para no perder el trabajo. Se acepta en un escenario ideal intercambiar las horas extras por su precio justo. Pero es más habitual esperar que este plus de esfuerzo con el que se cubre las necesidades de la empresa, aporte un reconocimiento posterior que siempre tarda en llegar.

Así, si con el tiempo lo que los trabajadores de hostelería se encuentran como pago de sus horas extras es la falta de flexibilidad a situaciones personales, de oportunidades para progresar (ah! esa formación que nunca se deja hacer en horas de trabajo...), e incluso se impone por parte de sus superiores la realización de trabajos aburridos o desmotivadores que no correspondan con la categoría o la experiencia adquirida, alejándolos de la toma de decisiones importantes sin tener en cuenta sus opiniones, el clima laboral se ira enrareciendo (un mes tras otro mes tras otro...) hasta explotar en las narices como una bomba retardada dando lugar a noticias como esta de aquí.

Para acabar y como yo no lo podría decir mejor, voy a utilizar las palabras finales del estudio al que hago referencia más arriba.

Y dice: "Las empresas de hostelería (...) deben tener en cuenta que aspectos muchas veces irrelevantes para los directivos pueden tener mucho significado para los empleados. Por eso resulta importante tener en cuenta a opinión de los trabajadores en el momento de tomar ciertas decisiones y propiciar situaciones de diálogo para conocer sus demandas y necesidades. Proporcionando autonomía en la toma de decisiones de los trabajadores los dotamos de un mayor nivel de autoeficacia, promoviendo una cultura organizacional de apoyo a los mismos.

Al mismo tiempo, también sería adecuadado diseñar los puestos de trabajo con actividades significativas para sus ocupantes, proporcionando formación para garantizar la competencia de los trabajadores y permitiendo que participen en el establecimiento de los objetivos de la empresa con el fin de conseguir un mayor nivel de compromiso. Dentro de su plan de acción deberían implementar medidas para propiciar un clima laboral adecuado y motivar a los empleados con estrategias tales como: dar bonos por cumplimiento de actividades al mejor empleado del mes, incentivar a los empleados por medio de ascensos laborales de acuerdo a las capacidades y destrezas individuales, promover aumentos salariales cada cierto período de tiempo para mantener satisfechos a los trabajadores etc. Por ejemplo, el exceso de horas de trabajo y horas extras que se efectúan en el sector deberían ser adecuadamente remuneradas y, en caso de no ser posible, deberían ser compensadas con tiempo libre u otras ventajas"

2 Deja tu comentario pinchando aquí:

Casas rurales en Pontevedra dijo...

Yo he trabajado toda mi vida en hostelería y lo que si puedo decir es que el estrés también depende mucho del carácter y el nivel asumido de implicación y responsabilidad del trabajador.
Hay gente que no se estresaría ni aunque se estuviera quemando el establecimiento....

Dedo en la Sopa dijo...

Hola. Gracias por comentar. Es cierto... jeje, estoy de acuerdo,y es que cada uno también tiene sus trucos para mantener el tipo. Me acuerdo de una situación en la que un amigo que tenía un trabajo de estar continuamente escuchando quejas de clientes, me decía que se los imaginaba desnudos para poder acabar el día sin perder la sonrisa. El bendito humor...