UN CASTRO QUE REVIVE

|

Una vez más de Capítulo 0 repescamos una historia contado por Manuel Gago, gran sastre de palabras para vestir sentimientos.

En la noche de San Juan, en Cuntis, Gago graba y nos cuenta como en el interior de un castro (Castrolandín) todos los vecinos arman un castillo de fuego, un circulo de piñas ardiendo en el aire que se alimenta de cientos de manos, celebrando en comunidad un ritual purificador, en un espacio recuperado a la maleza: Un castro revive en las sombras de las llamas y gana en la oscuridad el recuerdo a la historia, a los seres queridos que ya no están, sembrando una luz silenciosa en una generación que no olvidará la primera vez que estuvo encendiendo el castillo en Castrolandín.

A Festa dos Fachos en Castrolandín from manuel gago on Vimeo.

http://turismodepontevedra.blogspot.com/2010/06/un-castro-que-revive.html

2 Deja tu comentario pinchando aquí:

hojitafria dijo...

Hablarón de el en un reportaje de la Tvg sobre la noche de San Juan. Decían que cada rama lleva siete piñas -una por cada día de la semana- y, hay 52 ramas -tantas como semanas tiene el año.
Además de curioso, debe de ser realmente bonito cuando casi apagada la grande se encienden todas las ramas haciendo una super hoguera.

Dedo en la Sopa dijo...

Hay que apuntarlo en la agenda... Muy simbólico lo del número de piñas. Una para cada día del año...